domingo, 19 de septiembre de 2010

Coplas Moñigonas XXV

Cristianos


En Alcázar de San Juan,
donde tuvo su nación
hace ya veintitres años,
Al-Kasar, la Asociación.

El moro que en el escudo
de Alcázar, solía estar,
lo bajaron un buen día
por San Juan, a desfilar.

Y yo ni quito ni pongo
pero sugiero a la vez
que lo suban donde estaba
y que lo pongan de pie.

Al cristiano que lo bajen
del caballo y además
moro y cristiano se abracen
y sea un gesto de paz.

Sigo hasta que me detenga
mi empeñado pensamiento
en rimar coplas y coplas
sin orden y sin concierto.

Otra más. ¿Porqué razón
sigue el empecinamiento
de llamarle Juan de Austria
a una calle y a un colegio?

Por favor, que rectifiquen
los nombres, ah, y un momento,
que a Don Juan José de Austria
le erijan un monumento.

Lo mismo que a un morisco
que un manuscrito escribió
en Alcázar de Consuegra
y hasta nosotros llegó.

Escribió sobre el sofoco,
también el retortijón,
la sangría de las venas
o las grietas del talón.

Y contiene el manuscrito
rogativas y plegarias,
de moros alcazareños
procedentes de Granada.

Sean todas las personas
bien nacidas, bien halladas,
y en esta sede que empieza
sus funciones sean colmadas.

De fraterna convivencia
como el respeto demanda,
que en alegre armonía
no pueda aquí quien más manda.

Todos en el mismo frente
en la misma andanada,
igual Moros o Cristianos
cual gente civilizada.

Bienvenidas sean las fiestas
de San Juan, ya pregonadas,
para todas, para todos,
mi mejor corazonada.

Que se vivan sanamente
bajo el cielo que se ensancha
en Alcázar de San Juan,
el Corazón de La Mancha.


© el tío de la perragorda - junio de 2010